domingo, 12 de octubre de 2014

Que le den al miedo


¡Hola! Hoy he decidido ponerme a escribir, ya era hora. Y es que ayer me pasó algo que me hizo reflexionar a cerca de lo que realmente queremos. Me replanteé la frase "no sabes lo que tienes hasta que lo pierdes" y le encontré sentido. A mí ya me había pasado eso con alguien, y por supuesto, no se lo dije a nadie, e intenté pasar página. De hecho, lo conseguí. Pero hay personas que siempre significarán algo en tu vida, y eso no se puede evitar, es algo que por mucho que queramos no podemos controlar. Y ayer ví cómo le pasaba eso a una persona que se puede decir que conozco, y tampoco pronunció una palabra al respecto. Pero yo lo noté y lo entendí, y comprendí que no quería que nadie lo viera así, así que yo también cerré la boca. 
Por eso quiero decir que hay que intentar vivir el momento con intensidad, sin miedo a lo que pueda traer. Estar presente en nuestras emociones y sentimientos y no encarcelarlas por miedo, ¡que le den al miedo! Si nos caemos, ya vendrá la hora en que decidamos levantarnos, seguir adelante
y volvernos a ilusionar. Por que de eso trata la vida, de ilusiones y sentimientos con toda la locura que esto supone. Pero, ¿pará qué hemos venido a este mundo, si no es para aprovechar la oportunidad que nos han dado de ser seres humanos, vivos y con la capacidad se sentir la belleza y el horror en todo lo que veamos? Es hora de dejar que nuestro corazón actúe por sí mismo, y considerar lo que las voces de la cabeza nos susurran, pero sólo considerarlo... Dejar que los sentimientos florezcan dependiendo de nuestro estado de ánimo, escuchar canciones tristes cuando estemos de bajón para sentir que somos comprendidos por alguien, y reir hasta desplomarnos al suelo en una noche de verano con amigos.
Ya es hora de que comencemos a vivir y a sentir, que le den al miedo.

0 comentarios:

Publicar un comentario